Menu



pymesyemprende

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cómo Hacer de tu Nuevo Emprendimiento algo más que un Logotipo

La variedad de colores y formas que el mundo nos ofrece es algo realmente maravilloso, por lo que el logotipo para su nuevo emprendimiento debe ir más allá de un simple color, es necesario lograr cautivar la atención sus clientes y al mismo tiempo hacerse inolvidable; es un aspecto realmente importante para el crecimiento de su empresa.

10 Pasos para Arrancar una Nueva Empresa

La planificación representa uno de los pasos más importantes en el camino hacia el éxito de cualquier actividad. Antes de iniciar una nueva empresa o emprendimiento es importante tomar en cuenta la planificación del lanzamiento.

Démosle un vistazo a los 10 pasos que de acuerdo con médium.com se necesitan para dar inicio a este arranque:

1. Identifique el problema en vez de la solución

Lo que permitirá enfocarse y tener mucho claro el camino. Posteriormente es mucho más sencillo ubicar la solución.

2. Practicar la investigación básica

Así es posible determinar la manera en que muchas otras personas pueden resolver el problema en cuestión y la manera de mejorar la solución a ofrecer.

3. Entrevista a Expertos

El juicio experto siempre será una excelente guía para conocer la experiencia de otro y el detalle de las lecciones aprendidas que hayan podido surgir. Cada pregunta en una entrevista a expertos representa un acceso a toda una vida de experiencia.

4. Desarrollar un concepto de producto

Adelantar un posible modelo de producto a un cliente permite concentrarse en todos los detalles antes de concebirlo como tal. Lo más importante es que muestra una imagen a la que los potenciales clientes puedan reaccionar.

5. Obtener usuarios Beta

Así se denominan a aquellos primeros clientes que en muchos casos son los que se encuentran siempre dispuestos a experimentar con tus productos cuando aún no se formaliza su producción.

6. Lanzar un producto mínimo viable (MVP)

En muchos casos aplica a productos de tecnología de los cuales se producen versiones de prueba que permiten a los llamados usuarios beta interactuar con los mismos.

7. Adquirir clientes desconocidos

La mejor manera de probar tu producto es con usuarios desconocidos, son mucho más imparciales.

8. Haga un compromiso con una Promesa de Marca

La interacción con los clientes le permitirá ir estableciendo un patrón de lo que realmente se quiere y se ofrecerá mediante su producto.

9. Maximice la opinión del cliente

El feedback del cliente es una oportunidad de mejora que debemos maximizar

10. Reexamine

En este punto es hora de revisar lo que se ha hecho y llegar al punto de  tomar la decisión de continuar o no.

 

5 Tipos de Asesorías Necesarias para su Carrera

Aprender de otras personas con más experiencia que la nuestra es una tarea de gran provecho. Sin embargo, este tipo de relaciones para ser exitosas es ideal que se den de manera bidireccional.

De acuerdo con médium.com, existen 5 tipos de relaciones de asesoría que toda persona puede necesitar en su carrera:

1. Asesor / amigo tradicional

Generalmente buscamos en un asesor a una persona de alto rendimiento laboral, con conocimientos en la industria y de quien obtener buenos consejos.

2. Asesores entre colegas

En esta relación el aprendizaje es mutuo, se intercambian los valores de motivación y apoyo con personas con quienes llegamos a formar un equipo. Muchas veces los encontramos en los compañeros de trabajo.

3. Asesores inversos

Con este nombre conocemos a quienes pueden llegar a ser asesorados por otras personas más jóvenes generalmente actualizadas en cuestión de tecnología e innovación. Todos tienen algo para compartir.

4. Asesoría Principal / Patrocinador

Generalmente son personas que cuentan con años de experiencia y que pueden aportar mucho al momento de tomar decisiones en el mundo de la industria.

5. Autoasesoría

En esta categoría se encuentran todas esas personas que se autoforman y se convierten en su propio asesor.

 

 

5 Maneras de Convertir tu Pasatiempo en tu Principal Actividad

Convertir una actividad o proyecto considerado como secundario o pasatiempo en el principal, con dedicación a tiempo completo suele suceder.
De acuerdo con médium.com esto es posible gracias a los siguientes pasos:
  1.- Aun cuando no tenga tiempo, aprenda cómo tenerlo
Para ello es importante revisar las prioridades e identificar cuáles son las cosas que realmente suman al objetivo y deshacerse de las que no.
2.- Diga “Si” sólo a los proyectos que valgan la pena.
Para ello es importante contar con la habilidad de diferenciar entre las actividades o proyectos que realmente son importantes y los que representan una pérdida de tiempo.
3. Mientras más simple más rápido.
Al explotar pocas de las habilidades que podamos tener estamos aumentando la posibilidad de dominar el área y ganar reputación.
4. Colabore con otros de manera paralela 
Compartir sus conocimientos y aprender de los demás siempre será una experiencia enriquecedora. 
5. Ahorre todo lo que pueda
Evite realizar gastos innecesarios y por el contrario guárdelo durante un tiempo para luego utilizarlo.

 

3 Preguntas que Hacerse Antes de Abaratar los Costos del Talento Creativo

En ocasiones, el diseño creativo no tiene presencia en las grandes empresas a pesar de contar con un recurso humano especializado en muchas otras áreas.

En toda empresa el talento creativo es de vital importancia y llega a determinar la rapidez con la que se pueden capturar futuros clientes y seguidores. Sin embargo, no todas están dispuestas a invertir en el asunto.

De acuerdo con médium.com es necesario tomar en cuenta las siguientes interrogantes al invertir en el trabajo creativo:

1. ¿Qué tan importante es una fuerte identidad de marca en la industria?

Dependiendo del tipo de empresa, desarrollar una marca con fundamentos sólidos puede ser de gran importancia.

2. ¿Quiénes representan la competencia?

Para esto es importante observar el resto de las empresas y encontrar en su propia marca aquello que lo diferencia del resto, de esta manera es posible tomar mejores decisiones.

3. ¿Qué tan rápido está buscando la compañía crecer?

Para ello es importante realizar la inversión que sea necesaria con el propósito de establecer una marca con fundamentos sólidos que pueda contribuir con el crecimiento de la empresa.

 

5 consejos financieros para emprendedores

Emprender un negocio propio es una de las vivencias más emocionantes y arriesgadas. La posibilidad de tomar decisiones por cuenta propia, llevar adelante las ideas personales y alcanzar aquellos objetivos tan esperados, constituyen algunas de las experiencias que se atraviesan al iniciar un emprendimiento.

¿Por qué algunos emprendimientos se ponen “de moda”?

Hoy es la cerveza artesanal, en los ’90 lo fueron los tamagotchis y en el transcurso entre estos dos fenómenos de emprendedurismo convivieron miles de ideas más que lograron un éxito rotundo y algunas de todas ellas también se pusieron de moda. Sin embargo, los emprendimientos no son parte de éste siglo y la razón por la que se convierten en tendencia puede explicarse con un recorrido por los emprendimientos de antaño. ¿La moda garantiza el éxito de la misma?
Así como sabemos que tener una buena idea no basta como para comenzar un emprendimiento, hoy nos toca descubrir cómo lograr que esa idea que inició un emprendimiento se puede convertir en una “moda”, y con ello asumimos el éxito que aquella propuesto tuvo, no sólo económica sino también socialmente… o no.
Para adentrarnos más en la idea de “emprendimientos de moda” tenemos que despejar de nuestra cabeza que el emprendedurismo nació hace unas cuantas décadas atrás, por el contrario, algunos especialistas se animan a asegurar que el primer emprendedor es un cavernícola y el cual se ganó el mote de instalar la primer moda y nunca desterrada de su podio.
Si no lo creen, entonces cómo podrían explicar que mientras todos transportaban la comida y los materiales de construcción de un lado a otro usando su fuerza corporal, uno de ellos entendió que podía simplificar esa tarea construyendo un objetivo circular, lo que hoy conocemos como rueda y que lleva siglos y siglos en el mercado. No sólo fue ingenioso, sino que además fue productivo.
En todo ese tiempo, entre el cavernícola y los emprendedores millennials, por nombrar a alguien en la actualidad, transcurrieron muchas ideas y al compás muchos métodos para aprender a emprender, fórmulas para lograr el éxito y cosas por el estilo. Pero cada tanto surge un emprendimiento que se instala y marca una época o una década. Estoy segura que los que fueron adolescentes en los noventa no olvidaron los tamagotchis, claro ejemplo de cómo una idea se puede convertir en un negocio y dejar una huella en el tiempo, con lo que felizmente se transforma en una moda.
Invento o emprendimiento
No toda buena idea es un emprendimiento y no todo buen emprendimiento es un éxito. Para que lo sea debe hacer un recorrido, similar al que convierte al invento en emprendimiento, como para que éste sea un fenómeno en sí mismo. Tal popularidad no garantiza un éxito económico y muchas veces la huella que queda en la sociedad de lo que parecía, no es el reflejo fiel de lo que fue.
Quien inventó la rueda no se convirtió en un magnate de los rodados y tampoco sabemos quién era particularmente entre todos los cavernícolas, sin embargo hemos visto que este invento se convirtió en emprendimiento cuando su producción sirvió para más utilidades que las que él le dio y porque trascendió en el tiempo convirtiéndose además en un negocio altamente lucrativo.
Así mismo, Aki Maita logró convertirse en un personaje reconocido luego de crear el tamagotchi, incluso recibió un Nobel de Economía tiempo después. Pero su fama no hubiera sido tal sin el impulso Bandai, la compañía en donde trabajaba Maita y quien se quedó hasta la fecha con la marca, distribución y explotación. En detrimento, tampoco Bandai hubiera logrado semejante ascenso económico sin el invento de Maita.
La pregunta que suscita aquí es similar al conocido enigma existencial: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? En este caso nos preguntamos: ¿Inventar o emprender? Para el economista británico Alfred Marshall, quien explicó la función del emprendedor en 1890, es el emprendedurismo el elemento motriz de una organización, por tanto, es el emprendedor quien mejora el plan de producción de una commodity por dos razones: comprender de forma transversal la industria en la que están inmersos y porque son líderes naturales. Además, refiere a ciertas habilidades que hacen al emprendedor, como la previsión de cambios y la toma de decisiones frente a los riesgos.
En este sentido, el inventor de una idea, por más genial que sea, puede ser un emprendedor espontáneo pero no saber qué hacer con todo lo que requiere una idea con potencial de producto en una cadena de comercialización. En cambio, el emprendedor puede tener una buena idea y convertirla en un negocio único y “de moda” o tomar una idea que está en pleno estallido y formar parte de esa “moda”. Un ejemplo de ello es el fenómeno de la cerveza artesanal que ha convertido en emprendedores redundantes a una generación de jóvenes de entre 25 a 45 años en argentina.
El por qué

 

Aunque hemos visto que el hecho de que se ponga de “moda” un emprendimiento no garantiza el éxito, es bueno saber por qué suceden estos fenómenos. Así como lo fueron los videoclubs, los locutorios, las canchas de padel y hasta las canchitas de fútbol o los parripollos, estos emprendimientos fueron un negocio rentable y se pusieron de moda porque otros se subieron al tren.
La fórmula para hacer popular un emprendimiento es, entonces, instalar un producto o servicio que un colectivo está necesitando (esto puede ser para cubrir una necesidad primaria o simplemente un entretenimiento), poner la vara de entrada muy baja, lo que implica un riesgo alto, puesto que si muchos pueden hacer lo mismo que inventaste y con lo que estás lucrando, deberás asegurarte que tu emprendimiento se destaque por sobre los demás iguales, y aquí nos remitimos al concepto de Marshall que indicaba que un emprendedor debe ser líder y comprender la industria asumiendo riesgos.
¿Quién dijo que la moda es algo banal y sencillo? Al menos en lo que a emprendedurismo se trata hablamos de un escalón difícil de alcanzar y en donde hay que lidiar con más variables que las de emprender, que no es poco.

Mentoring: El ángel de la guardia de los emprendedores

Empresarios millonarios, compañías con más capital en el mundo y emprendedores que recién comienzan están recibiendo asesoramiento de un mentor para lograr sus objetivos. ¿Es necesario contar con este tipo de acompañamiento? ¿Cómo conseguirlo? ¿Qué características debe tener el mentor ideal? En este artículo conoce sobre la existencia de este rol y cuánto puede beneficiarte.

Se dice que cuando somos niños estamos en la mejor etapa del emprendedurismo a conciencia. En plena etapa de crecimiento y aprendizaje, todo nos nutre de la información que marcará esa empresa que somos, la que nos ayuda en la negociación más difícil para algunos: la convivencia social.

El acompañamiento en esa etapa es fundamental para transitarla de manera saludable, para reponernos de las frustraciones y también para equilibrar las energías que nos proveen los logros.

Aquellos a quienes llamamos “adultos responsables” les darmos el mote de tutores de tremenda hazaña. Son, si hacemos el paralelismo, los primeros mentores. Pero que estén cerca o sean familiares no los hace mentores porque sí, por momentos nos desprenderemos de ellos, los volveremos a requerir o le daremos la mano a otros pares. Los mentores no están ligados a nosotros solo por la unión sanguínea, son quienes más nos conocen, quienes saben cuál es el objetivo que perseguimos y quienes mejor pueden aconsejarnos sobre el paso a dar.

En este ejemplo que traigo al artículo sólo para graficar algo que sucede a menudo en el emprendedurismo, notaremos que nunca estamos solos en el momento que nace una idea y la queremos convertir en un negocio. En el hacer, otras personas también accionarán y mientras esta ayuda se emparente más con los objetivos que buscamos y la personalidad de nuestro emprendimiento, pues aún mejor serán los resultados, incluso la experiencia del tránsito.

Hacia un concepto de mentoring

Hace un tiempo atrás y con un emprendimiento personal en mente sentí que antes de invertir dinero y tiempo en él debía reunirme y conocer a otras personas que habían comenzado con ideas similares a las mías, necesitaba saber cómo lo hicieron, si había una receta (aunque no ignoraban que podrían atesorarla casi inconcientemente) y descubrir qué diferenciaba el emprendimiento de ellos, del mío, aunque sea el mismo: producir cerámica utilizataria y decorativa, es decir, tazas, platos, ensaladeras, etc.

En ese tránsito conocí a una alfarera que pronto se convirtió en mi maestra. Aún cuando creía que tenía un producto listo para ponerlo en venta y que ya sabía lo suficiente como para ello, esa maestra me hizo ver que dentro del negocio tenía que seguir aprendiendo, lo que ella llamó: “Hacer en el hacer”. Su orientación fue fundamental para no perder tiempo en hacer estudios y análisis innecesarios. Ella sabía muy bien qué debía aprender para crecer en mi negocio, entonces pasó a ser tan valiosa como un amiga o como una hermana generando una simbiosis contínua y recíproca.

De eso se trata un mentor. Según la recopilación de conceptos que hicieron Friday & Green, “es el proceso de guía que se establece entre un mentor y un protégé (protegido), con el objeto de completar la aportación; se define igualmente el término mentor como sabio y confiable consejero o guía.

Este concepto no es actual, según Rey Carr en su libro “Alcanzando el futuro: el papel de la mentoría en el nuevo milenio”, el rol del mentor encuentra su conceptualización original en la antigua Grecia con la obra de Homero: La Odisea. En ella, se narra cómo Ulises le pide a su amigo mentor que velara por su hijo mientras él iba a luchar en la Guerra de Troya. En ese contexto Carr afirma: “para los griegos, un mentor era considerado un padre adoptivo, una persona responsable del desarrollo físico, social, intelectual y espiritual de los jóvenes”.

Un rol angelado y necesario

El mentor no es la figura protagónica en un emprendimiento, aparece figuradamente disfrazado de angel de la guardia, y sólo toma carácter protagónico ante el emprendedor que lo requiere. No es una persona que aparece mágicamente frente a nuestros ojos para traernos la verdad necesaria, sino que el encuentro con el mentor se da en la búsqueda.

¿Cómo encontrar al mentor indicado? Es un cuestionamiento que muchos emprendedores se hacen. Algunos lo buscan por internet, interpretando que los gurúes del emprendedurismo pueden ser mentores, sin embargo, la sinergia entre el mentor y su  protégé no siempre se da de forma natural y muchas veces el no dar con la persona adecuada puede ser el causal como para frustrarnos y abandonar el emprendimiento más prometedor o por el cual más hemos trabajado.

Es necesario tener en la mente que nuestra búsqueda como emprendedores está dentro del círculo de nuestras ideas, y que no debemos poner todas las energías en que ese angel de la guardia se personifique.

En este sentido, Enrique Bay, co-fundador de Yabit y mentor de una buena docena de emprendedores, dijo: “Un buen mentor es aquella persona con la que, como emprendedor, generas mucha confianza y te ayuda por un lado en la estrategia y desarrollo de tu negocio y además lo complementa con apoyo personal, casi psicológico, para ubicarte en el proceso de emprendimiento en el que te encuentres” y afirma que “Si alguien dice: debo saber a, b, c y d…hasta z, antes de emprender, nunca va a empezar porque nunca va a tener toda la información que necesita para hacerlo”.

¿Qué buscar en un mentor?

Hay mentores universitarios, los hay para empresarios, también familiares, todos ellos pueden ser útiles en el ámbito del emprendedurismo según el momento en el que estemos de un emprendimiento y qué estamos buscando que suceda.

No existe emprendedor que no requiera de un mentor si lo que está buscando es lograr sus objetivos. En este sentido, Barack Obama lo dijo en un discurso: “Pregúntale a cualquier persona exitosa en el mundo ¿cómo llegaste hasta donde estás? y lo más probable es que te responda que es gracias a haber tenido un mentor en el camino”.

Si estás en esa búsqueda, estos tips te pueden ayudar a entender cómo debe ser tu mentor ideal:

  • Debe tener experiencia en la temática de tu emprendimiento
  • Es quien te guiará durante parte de tu proceso, sino todo, por lo que la empatía entre ustedes y el proyecto es fundamental.
  • Su interés no sólo debe enfocarse en tu emprendimiento, sino también en tu persona y tu capacidad para lograrlo. Debe estar con vos en las buenas y en las malas.
  • La disponibilidad y predisposición son fundamentales. El mentor debe estar al lado tuyo cuando lo necesites y no deberías perseguirlo o esperar a que atienda tus pedidos.

Nunca confundas al mentor con un ser inspirador. Por supuesto es bueno que la energía que te transmite el mentor te inspire, pero él es un ser de carne y hueso con quien congeniar ideas, discutirlas y “hacer en el hacer”, en conjunto. No es un accionista, no es gurú inalcanzable, no es tu emprendimiento y mucho menos, es quien ejecutará tus ideas. Un mentor es un gran amigo y, posiblemente, no el único, pero sí es el que comprenderá cuándo lo necesitás y cómo ayudarte.

Cómo combatir aquellos agentes distractivos que nos hacen perder el foco

Desde redes sociales, hasta compañeros de trabajo, familiares, pasando por la televisión y los celulares; los malversadores del tiempo son mucho y son una fuente de desconcentración de nuestras actividades diarias. Como controlarlos y, así, mejorar la eficiencia personal.

 

“El tiempo es dinero”, reza esa famosa frase que todos conocemos, pero que pocos podemos ponerla en práctica.

En los tiempos de las redes sociales y el uso y abuso de la tecnología móvil como centro de experiencia hacia el mundo, las distracciones fugaces no paran de aumentar y hacen que perdamos foco en lo que estamos haciendo.

Aquellas distracciones que nos vuelven improductivos son conocidos como malversadores del tiempo y, si son reconocidos de forma inmediata, se podrá disponer de tiempo de calidad para terminar aquel trabajo práctico, poner especial atención en aquella reunión de equipo tan importante o, simplemente, terminar una tarea en el tiempo que habíamos estipulado.

Para comenzar, es importante entender que cada uno de los días tiene sólo 1044 minutos y que, al día siguiente, aquellos minutos que no se utilizaron debidamente no se sumarán a los nuevos minutos que estarán dispuestos para un nuevo día.

Dicho esto, cada día es una nueva oportunidad para sacar el máximo provecho de aquellos minutos.

 

Tipos de Malversadores

Existen dos tipos de malversadores del tiempo: internos o externos.

Los primeros tienen que ver con distracciones propias que hacen efectivas la pérdida del tiempo. Por poner algunos ejemplos, podemos destacar que el uso excesivo de las redes sociales son el malversador interno más importante de nuestros días y resulta que combatirlas puede resultar una dura batalla de sostener a lo largo del día.

Por otro lado, los malversadores externos son aquellos que hacen perder tiempo efectivo pero que no dependen directamente de nosotros.

 

Malversadores Internos

Según Arbitrion and Edison Research, el 91%  de los usuarios tienen su smartphone siempre o la mayoría del tiempo al alcance de la mano. De hecho, lo consultan unas 150 veces al día de media, interactúan con él durante las comidas (37%) e, incluso, acompaña a uno de cada tres usuarios en sus visitas al baño.

En mayor medida ingresamos a las redes sociales mediante el uso de los dispositivos móviles, por lo que algunas soluciones pueden venir de la mano del uso de algunas aplicaciones para ellos. Una de estas es Quality Time, que lleva un control de las apps mas utilizadas, así se podrá ver qué apps son las más consultadas y cuánto tiempo se emplean en ellas a lo largo del día, en un timeline. QualityTime genera estadísticas y gráficos del historial de uso (hasta 6 meses) cuya vista puedes configurar a tu gusto.

En un reciente estudio, realizado por OfficeTime.net, basado en la experiencia de 600 empresarios, se detectó la siguiente información acerca de los malversadores internos.

Uso abusivo del email: El 33% de las personas se pasan entre 1 y 2 horas diarias respondiendo mails de trabajo. El 22% pierde más de 2 horas diarias en revisar su bandeja de entrada.  

Otros ejemplos de malversadores internos: Acumulación de documentos innecesarios. La acumulación de documentos innecesarios es un malversador del tiempo importantes, la cantidad de papeles que reunimos durante el transcurso de los días, a pesar de estar viviendo en la era de la digitalización, es abrumante.

También los intereses dispersos y numerosos. La falta de claridad y de foco en las actividades que se realizan a lo largo de la agenda diaria es un gran inconveniente en la misma.

 

Malversadores Externos

Como detallamos antes, son aquellos malversadores que no dependen de nosotros, dependen de terceros. Sobre estos si bien no se pueden controlarlos en su totalidad, una buena idea es tomar conciencia de su  existencia al equipo de trabajo y, de alguna manera, comenzar a mitigarlos entro todos.

Un caso especial de malversadores externos es que el aqueja continuamente a los trabajadores freelance que normalmente encara su dia laboral desde su propia casa.

Algunos contratiempos que pueden surgir al respecto son las continuas interrupciones y focos de desatención que tienen que ver con el funcionamiento del hogar. Dentro de un mismo espacio físico, los diferentes integrantes del grupo familiar tienen su propia agenda la cual no condice con la productividad esperada por el freelance.

Para solucionar dichos problemas, una buena idea es generar un espacio dentro del hogar para que el trabajo se haga en un marco mas estructurado. Los demás integrantes de la familia, sabrán que si estamos allí estamos trabajando.

Otra buena idea es salir a trabajar a un lugar externo: puede ser en el parque de la casa si el día se presta para ello, un bar, restaurant o oficina compartida.

Otros malversadores externos suelen ser los propios compañeros de trabajo que, en busca de un distractivo, fomentan la perdida de foco a los demás trabajadores. La solución más inmediata suele ser el dialogo a tiempo para establecer reglas y acuerdos para que la convivencia laboral no choque con la productividad esperada.

Suscribirse a este canal RSS

Comentarios