Menu



Cloud computing para todos

Poco a poco, las empresas van calibrando expectativas respecto de la verdadera propuesta de valor de la computación desde la nube. La posibilidad de liberarse de la infraestructura física y de las actualizaciones de hardware y software, de escalar en la medida que las necesidades van creciendo, de aprovisionar recursos y desafectarlos de manera rápida y sencilla, todo ello con razonables cotas de seguridad y disponibilidad, de forma de garantizar que la operación tenga continuidad, son algunos de los puntos a favor de esta forma de entender la IT. Por estos días, dos super proveedores de IT presentaron importantes novedades en la Argentina. Dos nuevas escaleras al cielo para las empresas locales.

Mucho se habla de la consumerización de la tecnología, poniendo el acento en el fenómeno de BYOD (Bring Your Own Device, o llevar dispositivos móviles propios al entorno laboral). Sin embargo, existe otra tendencia igualmente fuerte dentro de las empresas, algo que podría denominarse BYOA (Bring Your Own Application / Lleva tu propia aplicación). Y es que la nueva generación de usuarios ya está sacando provecho de las tecnologías móviles y desde la nube, mucho antes de que éstas desembarquen en las empresas. Así, los usuarios comunes tienen espacio prácticamente ilimitado en sus casillas de correo o en sus carpetas en la nube, a los cuales pueden acceder desde cualquier sitio, mientras que en su empresa la extensión de estos recursos y su disponibilidad están cada vez más limitadas. Esos usuarios colaboran y discuten instantáneamente, a través de redes sociales, chats y hangouts, mientras que en sus organizaciones la aprobación de los documentos exige un laborioso pasamanos que puede extenderse por horas o días.

Por otro lado, bajo el viejo modelo de infraestructura, las necesidades de inversión no siempre pueden adaptarse a las necesidades del negocio. El caso típico es el de las campañas de ventas y marketing que direccionan hacia páginas web de e-commerce o de registro de leads. La organización necesitará invertir mucho y rápidamente en la expansión de su infraestructura de IT para atender la avalancha de tráfico resultante de la campaña, superada la cual tendrá infraestructura ociosa, que requiere administración, mantenimiento y actualizaciones, lo mismo que la infraestructura productiva.

Por estos días, tanto Microsoft como Google presentaron opciones que apuntan a resolver estos desafíos, en el marco de una oferta de nube flexible, escalable y segura.


Una nube Azure

A mediados de Junio desembarcó en la Argentina Windows Azure, la nube profesional de Microsoft, disponible para desarrolladores de aplicaciones y para empresas en general. Windows Azure es una plataforma para la provisión de servicios y aplicaciones desde la nube, que ofrece seguridad, flexibilidad de uso y escalabilidad: tres conceptos fundamentales para las organizaciones de todos los tamaños. La plataforma de Microsoft ya lleva dos años de desarrollo, y estaba disponible en varios países de la región. De hecho, el desembarco en la Argentina fue algo tardío, pero por buenas razones: el capítulo local de Microsoft se preocupó por cumplir todas las disposiciones legales vigentes en torno al manejo y protección de datos personales.


“Windows Azure es una gran oportunidad para la Argentina hoy porque habilita el desarrollo de aplicaciones sobre nuestra plataforma e infraestructura en la nube, ofreciendo innovación tanto para las grandes empresas o las PyMEs, como para los emprendedores o desarrolladores independientes. La facilidad para desarrollar e implementar, la seguridad y escalabilidad de la plataforma, y las posibilidades de integración de estándares abiertos presentan una propuesta muy versátil”, dijo David Delgado, director de Nuevas Tecnologías de Microsoft para Argentina y Uruguay.

Lanzamiento de Windows Azure
Ezequiel Glinksy, de Microsoft, cuenta las principales características y usos de Windows Azure. \r\n


Windows Azure permite acceder a recursos tales como poder de cómputo, almacenamiento y comunicaciones, de manera sencilla, anexándolos en la medida que se necesitan, y desafectándolos con igual facilidad cuando esta necesidad ya pasó. La idea es pagar por lo que se usa, mudando el esquema de inversión en infraestructura hacia un modelo más eficiente. Windows Azure funciona tanto en entornos de nube, como en entornos híbridos (donde se combina la nube con los centros de datos en locación del cliente). Las empresas y los desarrolladores podrán montar sobre el hosting de Microsoft sitios web, plataformas de e-commerce, bases de datos, servicios y aplicaciones on demand y contenido multimedia empresarial, entre otras posibilidades. También se pueden desplegar máquinas virtuales, ya sea sobre Windows Server o Linux. Finalmente, esta plataforma permite el desarrollo de sitios web.

Entre las novedades y características destacadas de la plataforma, vale la pena destacar:

• Plataforma como Servicio: Los usuarios de Azure pueden crear aplicaciones en la nube usando servicios de cómputo bajo demanda pagando sólo por lo que usan, incluyendo la posibilidad de almacenar cualquier volumen de bases de datos y archivos de forma segura y altamente disponible.

• Máquinas Virtuales Windows y Linux en Windows Azure: Los usuarios podrán ejecutar aplicaciones sin modificaciones en máquinas virtuales en la nube o podrán implementar en la nube software tradicional de Microsoft o de terceros.

• Sitios Web en la Nube: Los desarrolladores pueden implementar sitios web en Azure sin costo, usando herramientas y manejadores de código abierto. Dependiendo de la magnitud del sitio, pueden decidir escalar a servicios dedicados por un costo mensual.

• Red Privada Virtual (VPN) entre la nube y las instalaciones locales: Se puede extender la red local a la nube para crear aplicaciones híbridas entre el centro de datos y la nube.

• Media Services: Permite manejar Servicios de streaming de audio y video en vivo o bajo demanda, incluyendo la posibilidad de implementar contenido protegido.

Windows Azure incluye también nuevas capacidades que simplifican el desarrollo y el traslado de aplicaciones de todo tipo a la nube, además de brindar flexibilidad en:

• Operaciones y administración sencillas desde el portal de administración de Windows Azure, con capacidades operativas para implementar y administrar las aplicaciones en la nube —con soporte de administración similar de la línea de comandos—.

• Escalamiento de la nube para construir sitios web con ASP.NET, PHP y Node.js, con características de interoperabilidad hacia todos los estándares.

• Soporte de sistemas operativos y bibliotecas de lenguaje OSS para desarrollar aplicaciones en la nube.

• Escalamiento sobre demanda al migrar las aplicaciones existentes a la nube por medio de VHD portátiles estándares en la industria, lo cual brinda escalamiento global con máximo control.

• Conectividad segura entre las aplicaciones en la nube.

• Capacidad de desarrollar, probar y configurar las aplicaciones nuevas en la nube y luego implementarlas in situ para producción.

Aplicaciones que cambian el paradigma de uso 
Durante el reciente Google Atmophere On Tour, que pasó por Buenos Aires el 13 de Junio pasado, Michael Lock, vicepresidente de Google Enterprise, dio un buen ejemplo del dilema que hoy enfrentan muchas empresas. “[En Google] existen las oficinas físicas, sí, y las teníamos porque eran un lugar muy productivo para trabajar. Si querías trabajar en equipo tenías que reunirte con él. Ahora, de las 400 personas que trabajan para mía, sólo el 5% está en el mismo edificio, y un 10% están en la misma ciudad”. La descentralización y el trabajo “anywhere, anytime” están calando cada vez más en las organizaciones, y no necesariamente del tamaño de Google. Una reunión de Ventas puede involucrar a agentes que se encuentran en distintas partes de la provincia, o del país. Reunirlos físicamente implicaría la sincronización de agendas, horas de viaje y el consiguiente lucro cesante.

Por otra parte, la consumerización de la IT y el BYOA están empujando desde el lado del consumo. “¿Cómo es posible —se preguntan muchos empleados— que yo tenga mejores aplicaciones en mi casa que en la oficina?” Esta clase de limitaciones hace que esos mismos empleados, por ejemplo, terminen ofreciendo sus casillas de correo personales para recibir material de trabajo, o que suban y distribuyan documentos laborales desde nubes públicas inseguras (como Skydrive, Dropbox o Yousendit). Acciones como ésta quedan, en última instancia, fuera del control del área de IT, y a la larga implican un riesgo para la organización.
Durante el Atmophere On Tour, la rama empresarial de Google pudo mostrar su oferta de aplicaciones desde la nube para empresas que arrancan en el Gmail, pero que llegan a Google Calendar, Google Drive, la red social Google+ y más. No se trata de la misma versión que la compañía ofrece de manera gratuita y masiva, sino de aplicaciones que tienen las medidas de seguridad y disponibilidad necesarias para el entorno empresarial.

“En 2005 nos retaron a crear una hoja de cálculo en la web —grafica Giraldo Hierro, Head of Sales Enginnering de Google—. Asumimos ese reto, pero al estar elaborando esa aplicación a nuestros ingenieros se les empezaron a ocurrir ideas: si está todo en la web, por qué no permitimos que múltiples personas trabajen sobre el mismo documento. Lo implementamos. Y como ya lo habíamos hecho en la hoja de cálculo nos propusimos extenderlo a otros productos: procesador de palabras, presentación, etc. Así creció y se generó Google Docs”. Originalmente, el producto sólo permitía hacer documentos nuevos. “Treinta y cinco días después lanzamos el botón de Upload, y explotó la utilización, porque la gente quería tomar su información existente y moverla a los nuevos medios”, agrega el ejecutivo. Esta anécdota da una idea del dinamismo que pueden alcanzar las aplicaciones desde la nube, frente al modelo rígido de actualización. de hecho, Google vende estas aplicaciones como suscripción anual, pero el usuario no tiene que pagar por las actualizaciones y las nuevas funciones, que se producen todo el tiempo, en la medida que el mercado las demandas o los ingenieros de Google se “iluminan”.

Hace seis semanas, este producto evolucionó hacia Google Drive (el producto Google Docs ya no existe como tal). “Google Drive nos permite no sólo crear documentos, y subirlos, sino trabajar en cualquier tipo de documento en un ambiente compartido”. Al mismo tiempo, la nueva plataforma integró con Goggles: una aplicación que compara las fotos almacenadas en la plataforma con millones de otras fotos, a fin de poder agregarles de manera automática etiquetas (por ejemplo, es capaz de determinar si la foto es de la Torre Eiffel, comparándola con otras miles de fotos que se sabe que son de la Torre Eiffel). Este tagging automático facilita la búsqueda dentro de Google Drive, que ahora será capaz de responder no sólo con documentos y links, sino también con imágenes. Además, agrega Hierro, “a la gente que usa nuestros productos no la podemos entrenar, el producto tiene que funcionar, por lo tanto tiene que ser muy sencillo”.


Demo de las aplicaciones de Google para empresas, desde la nube
Parte de la demo de Google, donde las aplicaciones satisfacen las necesidades de una empresa ficticia que necesita desarrollar y lanzar un nuevo producto, comenzando por la contratación de talentos.


Algunas prestaciones que Google ya tiene disponibles para empresas, provistas desde la nube (sólo requiere de un navegador):

• Gmail (cuentas empresariales de correo electrónico en la nube, que usan el dominio de la empresa).

• Chats y Hangouts (conferencias con múltiples participantes, vía voz y video).

• Calendarios y mapas customizados (con datos que interactúan con aplicaciones de backend).

• Motor de búsqueda dentro de la empresa (a través de Google Search Appliance).

• La red social Google+, para interacción social entre integrantes de grupos de trabajo.

• Plataforma colaborativa para elaboración y almacenamiento de documentos (Google Drive). Esta plataforma está integrada con las demás prestaciones (como formularios, Gmail, Chats y Hangouts). Además, varias personas pueden trabajar sobre el mismo documento de manera concurrente, con un fuerte control de grupos de trabajo, aportes y versiones, y la posibilidad de incluir información contextual (por ejemplo links a páginas web, o mapas).

• Sincronización entre el contenido de los dispositivos y la nube, incluyendo smartphones y tablets.

• Google Apps Vault: para búsqueda de correos, páginas web, y documentos históricos, con fines de litigación, investigación, auditoría o recuperación de la información.

• Google Sites, para publicar en entornos colaborativos contenido web y disponibilizar documentos de Google Drive, o calendarios. Con manejo granular de la seguridad.

• Google App Engine, que permite publicar sitios web o de e-commerce de manera escalable, en particular los que tienen gran demanda de recursos (por ejemplo cuando se debe lidiar con mucho tráfico durante un corto período, como en el caso de eventos y campañas), todo ello soportado por la infraestructura de Google. Para cada aplicación de App Engine, existe un dashboard o tablero de control con información operativa y estadística. “Es el mismo producto utilizado el año pasado para la boda real de Kate y William”, señala Hierro. Esta plataforma también permite extraer inteligencia de negocios de la data de las aplicaciones, con un módulo llamado BigQuery.

“La colaboración en línea nos cambia la manera de trabajar. Editando y viendo el mismo documento, sin necesidad de esperar o enviar por correo electrónico el documento, y luego esperar las correcciones, y luego publicarlo. Esto simplemente funciona”, comenta Hierro.

Más información

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/07/cloud-computing-para-todos.html

volver arriba

Comentarios

ULTIMOS ARTICULOS