Logo
Imprimir esta página

Por qué la actitud es más importante que el IQ

Por qué la actitud es más importante que el IQ

Nuevas investigaciones demuestran que tu actitud en la vida es más importante que tu intelecto.

Cuando se trata del éxito, es fácil pensar que gente bendecida con inteligencia inevitablemente va a dejar al resto de nosotros por el suelo. Pero una nueva investigación de la Universidad de Stanford va a cambiar tu manera de pensar y tu actitud.

La psicóloga Carol Dweck ha pasado toda su carrera estudiando la actitud y el desempeño, y su último estudio demuestra que tu actitud es un mejor predictor de tu éxito que tu IQ.

Dweck encontró que las actitudes de base de las personas caen en una de dos categorías: una mentalidad fija o una mentalidad de crecimiento.

Con una mentalidad fija, crees que eres quien eres y que no puedes cambiar. Esto crea problemas cuando enfrentas un desafío mayor al que crees que puedes manejar, te ves obligado a sentirte desesperanzado y abrumado.

Las personas con una mentalidad de crecimiento creen que pueden mejorar con esfuerzo. Ellos superan a los que tienen una mentalidad fija, incluso cuando tienen un IQ más bajo, ya que abrazan retos, tratándolos como oportunidades para aprender algo nuevo.

 

El sentido común sugeriría que el tener capacidad, como el ser inteligente , inspira confianza. Lo hace, pero sólo mientras el camino es fácil. El factor decisivo en la vida es cómo manejar reveses y desafíos. Las personas con una mentalidad abierta dan la bienvenida con los brazos abiertos a los impedimentos. 

Según Dweck, el éxito en la vida se trata de cómo manejar el fracaso. Ella describe la manera de ver el fracaso de las personas con la mentalidad de crecimiento así,

"El fracaso es información –nosotros lo llamamos fracaso, pero es más como, 'esto no funciona, y yo soy un solucionador de problemas, así que voy a intentar algo más.'"

Sin importar de qué lado de la tabla estés tú, puedes hacer cambios y desarrollar una mentalidad de crecimiento. Lo que sigue son algunas estrategias para permitirte ajustar tu mentalidad y ayudarte a estar seguro que vas orientado hacia el mayor crecimiento posible.

No te quedes indefenso.

Todos tenemos momentos en los que nos sentimos indefensos. El desafío es cómo reaccionamos a esa sensación. Podemos aprender de ella y seguir adelante o dejar que nos arrastre hacia abajo. Hay innumerables personas exitosas que nunca habrían hecho nada si hubieran sucumbido a sentimientos de impotencia: Walt Disney fue despedido de la Kansas City Star  porque “carecía de imaginación y no tenía buenas ideas"; Oprah Winfrey fue despedida de su trabajo como  presentadora de TV en Baltimore por estar "emocionalmente demasiado involucrada en sus historias"; Henry Ford tuvo dos compañías de autos fallidas antes de tener éxito con Ford; y Steven Spielberg fue rechazado por la escuela de Artes cinematográficas de la USC varias veces. Imagina qué habría sucedido si alguna de estas personas hubiera tenido una mentalidad fija. Que hubieran sucumbido al rechazo y la desesperanza. Las personas con una mentalidad de crecimiento no se sienten impotentes porque saben que, para tener éxito, necesitan estar dispuestos a fallar y caer duro para luego recuperarse.

Ser apasionado.

Las personas poderosas persiguen sus pasiones sin descanso. Siempre va a haber alguien que es naturalmente más talentoso que tú, pero lo que te falta en talento, tu puedes tenerlo en pasión. Las personas facultadas con pasión se sienten impulsadas a su implacable búsqueda de la excelencia. Warren Buffet recomienda encontrar tus pasiones usando, lo que él llama, la técnica de cinco/veinticinco: Anota las veinticinco cosas que más te interesan. Luego, tacha las ultimas veinte. Las cinco restantes son tus verdaderas pasiones. Todo lo demás es simplemente una distracción.

Tomar acción.

No es que las personas con una mentalidad de crecimiento son capaces de superar sus miedos, porque son más valientes que el resto de nosotros; es que saben que el miedo y la ansiedad paralizan las emociones y la mejor manera de superarlos es tomar acción. Las personas con una mentalidad de crecimiento tienen ese poder, y saben que no hay tal cosa como un momento verdaderamente perfecto para seguir adelante. Así que ¿por qué esperar uno? Actuar convierte tu preocupación y la preocupación por el fracaso en algo positivo, centra la energía.

Haz una milla extra (o dos).

Las personas con poder dan todo, incluso en sus peores días. Siempre están empujando a ir una milla extra. Uno de los alumnos de Bruce Lee corría tres millas todos los días con él. Un día, estaban a punto de terminar las tres millas cuando Bruce dijo, "Vamos a hacer dos más." Su pupilo estaba cansado y dijo, "Me muero si corro dos más". ¿La respuesta de Bruce? "Entonces hazlo". Su pupilo se enojó tanto que acabó por completo las cinco millas. Agotado y furioso, se enfrentó a Bruce acerca de su comentario, y Bruce se lo explicó de esta manera: "Abandona y también podrías estar muerto. Si siempre pones límites en lo que puedes hacer, físicamente o en cualquier otra cosa, esto va a influir en el resto de tu vida. Influirá en tu trabajo, en tu moral, en tu entero ser. No hay límites. Hay mesetas, pero tú no debes permanecer allí; tú debes ir más allá de ellos. Si te mata, muere. Un hombre debe constantemente superar su nivel."

Si no estás consiguiendo un poco más cada día, entonces es muy probable que estés un poco peor, y ¿qué clase de vida es esa?

Esperar resultados.

Quienes tienen una mentalidad de crecimiento saben que van a fallar de vez en cuando, pero nunca dejan de mantenerse esperando resultados. Esperar resultados te mantiene motivado y alimenta el ciclo de potenciación. Después de todo, si crees que no vas a tener éxito, entonces ¿por qué molestarte?

Se flexible.

Todos los encuentros con la adversidad son inesperados. Las personas facultadas con una mentalidad orientada al crecimiento abrazan la adversidad como un medio para la mejora, en contraposición a algo que se les opone. Cuando una situación desafía a una persona con esta capacidad, se flexibiliza hasta que obtiene resultados.

No se quejan cuando las cosas no salen a su manera.

Quejarse es un signo evidente de una mentalidad fija. Una mentalidad de crecimiento busca oportunidades en todo, así que no hay lugar para quejas.

Llevar todo junto.

Realizando un seguimiento de cómo respondes a las cosas pequeñas, puedes trabajar cada día para mantenerte en el lado derecho de la tabla anterior.

¿Tienes una mentalidad de crecimiento? Por favor comparte tus pensamientos en la sección de comentarios abajo.

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Sitio Web: www.pymesyemprendedores.com.ar/
By ideas2.com.ar. All rights reserved.