Menu



¿Deseas que los niños sean más inteligentes y tengan mejores habilidades sociales? La ciencia dice cómo hacer esto.

Incentivar a tus hijos a hacer esto les dará una ventaja importante, según la investigación.

Si eres padre, instintivamente deseas lo mejor para tus hijos.

Entonces, ¿de qué manera puedes dar a tus hijos una habilidad, una que por sí sola aumenta sus posibilidades de éxito?

La ciencia sugiere: animarlos a aprender otro idioma.

Mayor inteligencia

En los últimos años, los científicos y los investigadores han logrado avances importantes en su comprensión del bilingüismo. En el pasado, los expertos pensaban que el aprendizaje de un segundo idioma era una "interferencia" que obstaculizaba el desarrollo académico e intelectual de los niños. Pero en un  artículo del New York Times titulado "Por qué los bilingües son más inteligentes" Yudhijit Bhattacharjee explica por qué esta interferencia es realmente una cosa buena:

No se han equivocado acerca de la interferencia. Existe amplia evidencia de que en el cerebro del bilingüe ambos sistemas de lenguaje están activos incluso cuando se está utilizando un solo idioma, creando así situaciones en las que un sistema obstruye al otro. Pero esta interferencia, los investigadores están descubriendo, no es tanto una desventaja sino más bien como una bendición disfrazada. Obliga al cerebro a resolver conflictos internos, dando a la mente un ejercicio que fortalece sus músculos cognitivos.

Bhattacharjee cita un estudio el cual indica que "la experiencia bilingüe" mejora la habilidad de los niños para realizar otras tareas mentalmente exigentes como, por ejemplo, planear, resolver problemas, y permanecer concentrados.

Pero como padre, probablemente estás buscando algo más que "inteligencia" para tus hijos. ¿Cuántos de nosotros queremos a un niño genio que simplemente no pueda relacionarse con otros? Aprender otro idioma ¿puede ayudar a los niños a desarrollar mejores habilidades sociales, también?

Aquí es donde la cosa se pone interesante.

Bueno para las habilidades sociales, también.

Katherine Kinzler, profesora asociada de psicología y desarrollo humano de la Universidad de Cornell, publicó un nuevo artículo para el New York Times este fin de semana titulado, "Las habilidades sociales superiores de bilingües." Recientes investigaciones en  psicología, del laboratorio Kinzler de Psicología del Desarrollo, indican que "la exposición multilingüe no sólo mejora las habilidades cognitivas de los niños, sino también sus habilidades sociales".

Por ejemplo, en un estudio se ilustra cómo los niños multilingües demostraron mejores habilidades de comunicación general que los niños monolingües:

Tomó un grupo de niños en los Estados Unidos, entre las edades de 4 a 6 años, de diferentes contextos lingüísticos, y les presentó una situación en la que tuvieron que considerar la perspectiva de otra persona para comprender su significado. Por ejemplo, un adulto dijo al niño: "¡Oh, un coche pequeño! ¿Puedes mover el coche pequeño para mí?" Los niños podían ver tres coches (grande, mediano y pequeño), pero estaban en condiciones de observar que el adulto no podía ver el coche más pequeño. Puesto que el adulto podría ver solamente los coches mediano y grande, cuando dijo coche "pequeño", él debe estar refiriéndose al "mediano" del niño.

Hemos encontrado que los niños bilingües son mejores que los niños monolingües en esta tarea. Si lo piensas bien, esto tiene sentido intuitivo. Interpretar el enunciado de alguien a menudo requiere atender no sólo a su contenido, sino también al contexto circundante. ¿Qué sabe o no sabe el hablante? ¿Qué pretende transmitir? Los niños en entornos multilingües tienen experiencias sociales que proporcionan una práctica habitual en el examen de las perspectivas de otros: tienen que pensar que idioma hablar a quién, quien entiende que contenido y los tiempos y lugares en los que se hablan diferentes lenguas.

En esencia, los niños que hablan otros idiomas están más en sintonía con los demás.

¿Qué pasa con los niños que hablan un solo idioma, pero están expuestos regularmente a otro?

El laboratorio Kinzler encontró que "los niños que eran efectivamente monolingües sin embargo expuestos regularmente a otro idioma, por ejemplo, aquellos que tenían abuelos que hablaban otro idioma, son tan talentosos como los niños bilingües en esta tarea." (cursivas mías.) Sin embargo, Kinsey informa que los niños de "exposición" no se desempañan mejor que los otros monolingües en tareas cognitivas.

En otras palabras, el mero hecho de poner a tus hijos en contacto con otro idioma (incluso si no aprenden a hablarlo con fluidez) no necesariamente puede aumentar su coeficiente intelectual, pero puede darles mejores habilidades de comunicación y contribuir a que tengan una perspectiva más amplia.

Mi experiencia

Como un niño que se crió alrededor de múltiples lenguas y culturas, yo puedo atestiguar el papel fundamental que éstos desempeñan en el desarrollo. Aunque estaba rodeado de personas de diferentes etnias, muchas de las cuales hablan más de un idioma (incluyendo algunos de mi propia familia), yo no tuve fluidez en otro idioma hasta que llegué a mis 20 años. Pero mis padres siempre me alentaron a la familiaridad con otras lenguas y culturas.

Debido a esto, he aprendido a ver el mundo a través de los diferentes conjuntos de ojos desde una edad muy temprana. Fue fascinante para mí observar cómo un simple informe de noticias suscita respuestas completamente diferentes de mi madre (con un fondo Portugués), mi padre (quien es Filipino), y mis amigos americanos (muy diversos). Este tipo de experiencias me ayudó a darme cuenta que la perspectiva de todo el mundo es diferente, y estas perspectivas están formadas por una miríada de factores.

Hasta este día, me relaciono bien con la gente de casi cualquier origen. Cuando encuentro personas que provienen de un lugar desconocido, naturalmente me centro en lo que tenemos en común, pero siempre estoy fascinado por las diferencias.

A poner en práctica

Por supuesto, mi investigación es mucho más anecdótica que el de la señora Kinzler y sus asociados. Y aunque nunca he tomado una prueba de IQ, estoy seguro que no es nada de que jactarse.

Pero si deseas inspirar la curiosidad natural y el amor por el aprendizaje en tus hijos, recuerda esto: Tu no necesitas ser bilingüe.

Solo anímalos a que lo sean.

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Sitio Web: www.pymesyemprendedores.com.ar/
volver arriba

Comentarios