Menu



Libreta Sabia: un emprendimiento Gen Y

Entrevistamos a Laura Keuylian, una uruguaya de 23 años que comenzó un sueño emprendedor a partir de una crisis vocacional. ¿El emprendedor nace o se hace? ¿El entorno familiar contribuye a desarrollar las habilidades emprendedoras? ¿Cómo es dar los primeros y dolorosos pasos?






El búho es un ave que posee los sentidos de la vista y oído muy desarrollados. Desenvolviéndose en la oscuridad, posee un vuelo muy rápido y un pico y garras que lo convierten en una de las aves rapaces nocturnas más feroces. ¿Será por eso que Laura Keuylian utiliza a este animalito como imagen de “Libreta Sabia”? ¿O será por los aspectos místicos del ave (sabiduría, filosofía, verdad, paciencia...)?

Oriunda de Montevideo (Uruguay), Laura estudiaba Química Farmacéutica hasta que decidió dar un giro completo a su vida, para dedicarse a seguir un sentimiento que provenía desde sus entrañas: trabajar en el desarrollo de la creatividad en los niños.

Con 22 años recién cumplidos se lanzó a un mundo completamente diferente, donde las fórmulas químicas no podían explicar todo, y mucho menos sus sentimientos.

Soñadora, con firmes convicciones y dispuesta a superar cualquier barrera, Laura posee el espíritu emprendedor, el del búho. 

Aquí, la entrevista con Laura Keuylian sobre su primer emprendimiento.

DP: ¿Qué ocurrió hace un año que te llevó a emprender?

LK: Siempre tuve la idea de emprender. Mientras estudiaba Química Farmacéutica, a través de experiencias infructuosas que había tenido con otras ideas en ese sector, me di cuenta de que el mundo de las grandes empresas no era para mí. Sentía que no era un entorno donde pudiera implementar nuevas ideas o conceptos con facilidad. Eso me desmotivó mucho.

DP: ¡Y abandonaste!

LK: Sí… Pero no mis sueños, sino que cambié de rumbo. En enero de 2011, mientras estaba de vacaciones, y con una crisis vocacional, me surgió el concepto de “Libreta Sabia”.

DP: ¿Qué es exactamente Libreta Sabia?

LK: Es un concepto híbrido entre libreta de apuntes y libro. Es una libreta coleccionable de apuntes para escolares con 80 páginas, de las cuales 20 tienen contenidos, 20 son lisas y 40 son con renglones. Los contenidos son historias, biografías, cuentos, poemas, conceptos, frases, ejercicios y dibujos esquemáticos, con reflexiones.

DP: ¿Cuál es la necesidad que satisface?

LK: La libreta es un instrumento para despertar en los niños la curiosidad por aprender y crear.

DP: ¿Y cómo surgió esa idea tan diferente a lo que te estabas dedicando hasta ese momento?

LK: En realidad, presté atención a lo que me apasionaba y algo sobre lo que llevaba tiempo leyendo. En su momento asistí al Colegio Armenio, donde participaba de eventos y descubrí mi vocación de trabajar con niños. Seguramente esa felicidad se sumó a mi deseo de emprender, y la idea apareció en mi cabeza en el momento que la necesitaba.

DP: ¿Cómo fue el proceso?

LK: Ni bien tuve la idea, fui a mi casa a trabajar en el diseño de la libreta. Luego, con mucha ilusión, me acerqué a una empresa que elabora y distribuye productos de papelería. Me dijeron que les había gustado la idea, pero sus máquinas no las podían producir. Entonces, busqué imprentas que pudieran hacer bien el trabajo y decidí salir a comercializarlas. En ese momento se sumó un compañero, que permitió que todo fuera posible. Fue una experiencia muy linda haber estado en cada parte del proceso, aunque obviamente difícil de mantener con el tiempo.

DP: ¿Otra crisis?

LK: Algunas que cosas que había planificado no salieron, aunque después resultó mejor optar por otras posibilidades. Siempre estuve convencida de que era una buena idea, pero eso no me bastaba. Por eso volví al Colegio Armenio. Armé unos ejemplares lo más prolijos posible para regalar y así probé el concepto entre los niños… ¡y les encantó!A partir de ahí decidí busqué expertos, que me pudieran ayudar con el proceso.

DP: ¿Qué tipo de expertos?

LK: No sabía bien. Busqué toda la información que pude. Puse en los buscadores de Internet “creatividad, innovación” y apareció Carlos Churba… Y me contacté con él para ver si me podía ayudar.

DP: ¿Y te contestó?

LK: De inmediato. Me ayudó muchísimo, y de forma desinteresada. De hecho, no tengo la suerte de conocerlo personalmente, sino que me orientó de forma virtual. Le estoy muy agradecida. Me hizo llegar su libro “La Creatividad” (Editorial Dunken) y lo curioso es que coincidimos en la idea de dejar espacios libres para la expresión del lector.
DP: Y a partir de ahí, ¿qué hiciste?

LK: Me empecé a sentir más confiada y apoyada. También conseguí el apoyo de Raimundo Dinello, a quien conocí en un evento de la Cámara del Libro de Uruguay. Él también me ayudó mucho al vincularme con entidades de educación y a tener acceso a Programas de Educación Primaria.

DP: ¿Cómo es el modelo de negocios?

LK: En este momento me encuentro terminando el Plan de Negocios para hacer algunos ajustes y entregarlo en un concurso que apoya emprendimientos. Pero básicamente existen tres modelos en los que estoy trabajando para impulsar la libreta y con alguno de ellos poder llegar a los vecinos países:

a. Ventas en canales masivos: Libreta Sabia está actualmente en los supermercados DISCO y DEVOTO, en la góndola de libros para niños.b. Programas con docentes: con el auspicio de entidades de Gobiernos u ONGs quiero llegar a los niños de todo el país, de todas las clases y niveles sociales, para que la Libreta Sabia sea un instrumento que los ayude a despertar la creatividad y el deseo de mejorar y superarse.c. RSE: actualmente me encuentro llevando la propuesta a empresas, a efectos de utilizar este vehículo como para realizar acciones de responsabilidad social empresaria, contribuyendo al desarrollo de las comunidades donde operan.

DP: Está claro el concepto, pero ¿cuál es el diferencial de Libreta Sabia? Me refiero a que, y sin ánimos de ofender, es un modelo fácilmente replicable. ¿Por qué te elegirían antes que a otra alternativa, incluso, de producir una libreta por su cuenta?

LK: Libreta Sabia es un instrumento. Puede copiarse físicamente, pero no su alma. El contenido está cuidadosamente seleccionado y diseñado para atraer a los niños, y no sólo a leer o dibujar, sino a despertar su interés por lo nuevo. Mis “padrinos” son un factor clave para que el material sea reconocido y valorado, tal y como lo está siendo en estos días. Esta amenaza me impulsó a que en la Nº2 me animara a escribir cuentos y poemas educativos.

Es el primer producto educativo lúdico que existe en este formato, y ya estoy trabajando en la tercera publicación. La idea de hacer libretas coleccionables, facilita que muchos niños vayan aprendiendo nuevas ideas, escribiendo sus sueños y, por sobre todo, abriendo sus cabezas a nuevas formas de mirar el mundo. Esto genera un vínculo muy fuerte, que ya estoy experimentando en mi sitio.

Un elemento importante es que los mismos niños contribuyen con ideas y dibujos para las próximas ediciones, generando un importante vínculo.

DP: Como muy bien comentaste, parece que Libreta Sabia es un canal para estimular la creatividad y el desarrollo del potencial humano. ¿Existe algún otro camino que contemple tu emprendimiento para alcanzar ese fin?

LK: ¡Sí! Empecé a estudiar Ciencias de la Educación y los profesores me han invitado a participar en el taller “Filosofía para niños” en una escuela. Me gustaría mucho realizar charlas o talleres en las escuelas, junto a ONGs o incluso con las mismas empresas. También estar en un programa radial o en una revista, difundiendo estos temas que me apasionan… Hay mucho, pero recién comienzo y voy de a poco.

DP: ¿Qué problemas tuviste en todo el proceso emprendedor?

LK: El primero fue económico. Mis padres no creyeron en el negocio, y tuve que dar clases particulares durante todo un año para juntar los primeros fondos para imprimir la libreta. El segundo, me encontré con muchos prejuicios de parte de las editoriales y primeras empresas a las que les acercaba el producto. Me decían que los niños no iban a leer, y que si bien la idea era buena no atraería a los usuarios.

DP: Me gustaría encuadrar ambos problemas como un tema “cultural”. ¿Cómo fue cuando tus padres no te asistieron como creías?

LK: No creo que lo hayan hecho de malos. Sucede que mi padre es Escribano, al igual que mi hermana. Y mi madre es maestra. Todos tienen un modelo de trabajo que es muy diferente al mío. Son más tradicionalistas. Imaginate que dejé de estudiar Química Farmacéutica y me puse a trabajar en algo que ellos no veían como negocio: trabajar por cuenta propia y en una idea que poco aparentaba ser un negocio.

Disfruté mucho haber conseguido el dinero dando clases particulares, aunque fue difícil llegar y tuve que sacrificar mucho, lo que no disfrutaba era que en mi familia me dijeran “por qué no te buscas un trabajo en serio”.

DP: Y la percepción de las empresas, ¿ha cambiado?

LK: Justamente es en lo que estoy trabajando. Si vemos el negocio como “libros”, seguramente las editoriales tengan otros productos más atractivos. La Libreta Sabia es un instrumento para desarrollar la creatividad, y eso es un concepto diferente. Por eso estoy enfocándome hacia los maestros y empresas, ya que tienen una visión más amplia que el solo hecho de un librito. Lo importante es que, como ya se está probando el concepto, será más fácil volver a hablar con las editoriales.

DP: Por todo lo que has pasado ¿qué es lo que no volverías a hacer en un nuevo emprendimiento?

LK: Mi gran aprendizaje es “sólo tomar en firme lo que se firma”. Cuando uno está muy apasionado por lo que hace, trata de transmitir esa pasión a otros. Pero hay que entender que una cosa es “qué buena idea” y otra es “qué buen negocio”. De las primeras reuniones me quedé sólo con la primera frase, y luego me desilusioné un poco.


Entre líneas…

Pese a la cultura familiar, hay “algo” que nos mueve a emprender. Tal vez sea alguna cuestión genética de Laura: el Gen Y, del que tanto se habla. Lo que me hace pensar que emprendedor definitivamente se nace. Cuando no hay nada que nos detenga, y cuando la pasión nos ayuda a superar todas las trabas que encontramos en el camino, estamos en presencia de ese gen.Debemos comprender que la forma de hacer negocios está siguiendo otros parámetros. Los jóvenes de la Generación Y están mucho más comprometidos socialmente, además de estar naturalmente más orientados a emprender.

Y no sólo debemos aceptarlo, sino que debemos considerarlo en nuestro negocio. Más allá de que algunos no acepten esta forma de pensar y actuar, esta generación es nuestro cliente, es nuestro proveedor, es nuestro cuadro de reemplazo y es nuestro competidor.

Otro tema importante se refiere a la terna necesidad – producto – negocio.

No estoy en condiciones de predecir cuál será el destino de Libreta Sabia como negocio. 

Lo que vende Laura no es un producto, sino la satisfacción a una necesidad a través de “estimular la creatividad y el desarrollo del potencial humano”. Y eso lo puede lograr por infinidad de caminos. Justamente eso es lo importante de tener una Misión: puede fracasar un producto, pero es sólo una alternativa de alcanzar el fin superior.

Finalmente, lo referido al negocio: podemos tener una buena idea o concepto, pero debemos apoyarnos en alguien que nos ayude a darle forma y a convertirlo en un negocio. Laura tuvo la suerte de contar con sus mentores, y actualmente se encuentra en un proceso de apoyo para la construcción de su plan de negocios. Las habilidades para imaginar, llevar a la práctica y tener un negocio sustentable son diferentes, y un emprendedor no puede omitir ninguno de estos aspectos para ser exitoso.

Palabras de los Maestros

Durante la entrevista, Laura se mostró agradecida a sus dos guías. A esas personas, a quienes ella acudió con cierta dosis de descaro, y quienes con la generosidad y humildad de los grandes fueron guiando sus primeros pasos. 

Con ellos quiero homenajear a aquellas personas que aparecen en el momento justo de la vida con un buen consejo, y - queriéndolo o no - generan un fuerte impacto en nuestro futuro. 

Sus mentores han tenido la deferencia de regalarle unas palabras a Laura, quién seguramente se sorprenda al momento de leer esta nota.

"La estudiante Laura Keuylian es muy ingeniosa y puede combinar su sensibilidad poética con la prosecución de los esfuerzos para asegurar sus proyectos."(Prof. Dr. Raimundo Dinello - Profesor de UDELAR y Coordinador del Curso de Posgrado de Especialización en Expresión Ludocreativa en la Universisdad de Uberaba, Brasil)

“Laura es una joven que reúne una serie de aptitudes y actitudes que delinean un perfil favorable para encarar emprendimientos que pueden ser exitosos. Por otra parte, tiene un conjunto de valores (responsabilidad, creatividad, solidaridad, honestidad, entre otros) que le permiten comunicar conocimientos con una cualidad trascendente.”(Lic. Carlos Churba – Psicólogo, Arquitecto, Experto Nacional e Internacional en “Creatividad y Desarrollo del Potencial Humano”, Consultor, conferencista y docente en diversas Universidades.)

Con cada Libreta Sabia que llegue a manos de un niño, Laura estará cumpliendo su misión y, a la vez, se convertirá en un canal que hará trascender el mensaje de sus maestros mentores. 

Por Diego Pasjalidis. Director de Consultoría y Desarrollo Emprendedor de MATERIABIZ. Especialista en gestión de proyectos, desarrollo de nuevos negocios y dirección estratégica en empresas PYMEs. Profesor de Estrategias y de Innovación en Argentina y Perú. 

Materiabiz

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/04/libreta-sabia-un-emprendimiento-gen-y.html

volver arriba

Comentarios

ULTIMOS ARTICULOS