Menu



Las empresas argentinas pagan la segunda tasa impositiva más alta del mundo

Supera el 100% según un informe del Banco Mundial. En los países vecinos, en tanto, los porcentajes van desde un 34% para Chile hasta un 83,7% para Bolivia.

 

La presión impositiva sobre las empresas argentinas es la segunda más alta a nivel global, sólo superada por la que existe en Comoras, un pequeño país de Áfricaformado por tres islas en el Canal de Mozambique. 

Según los datos del último informe Doing Business, un proyecto conjunto del Banco Mundial y la consultora PwC, la tasa total de impuestos y contribuciones obligatorias que debe abonar una empresa local durante su segundo año de actividad es de 106%, expresada como un porcentaje de sus beneficios.

En todo el mundo, solo dos países tiene porcentajes por encima del 100%: la Argentina y Comoras, que alcanza el 219,6%. En los países vecinos, en tanto, los porcentajes van desde un 34% para Chile hasta un 83,7% para Bolivia, pasando por un 65,1% en el caso de Brasil.

La tasa impositiva total mide el monto de los impuestos y las contribuciones obligatorias que pagan las empresas —después de las deducciones y exenciones permitidas— como parte de las ganancias comerciales.

Este número proporciona una medida del costo de todos los impuestos que una empresa soporta. La metodología toma todos los impuestos y contribuciones que están obligadas a pagar (en los niveles federal, estatal y local) y también cualquier imposición que afecte las cuentas comerciales. Las principales diferencias entre los países se encuentran en los gastos laborales y los impuestos al valor agregado.

"No debe sorprender que la Argentina se ubique en el segundo lugar de mayor presión impositiva en el mundo, con más de 100 tributos a nivel nacional, provincial y municipal la superposición de impuestos hace que las empresas puedan llegar a pagar tres impuestos diferentes sobre una misma base", explicó a Infobae, Roberto Cachanosky.

Y detalló algunos ejemplos: las provincias cobran Ingresos Brutos sobre las ventas y las empresas pagan un determinado porcentaje sobre el volumen bruto de facturación; pero al mismo tiempo, hay municipios que cobran la Tasa de Higiene, que también es un porcentaje sobre lo que facturan las empresas radicadas en ese municipio.

Además, cuando la empresa paga impuestos, el Estado Nacional le cobra un impuesto a los débitos bancarios. "En la Argentina se ha llegado al disparate de tener que pagar un impuesto para pagar impuestos. Una empresa paga dos veces sobre la misma base imponible, sus ventas más el impuesto al cheque para pagar el impuesto provincial y la tasa municipal", describió Cachanosky.

Como el Estado no permite ajustar los balances por inflación, el 35% del impuesto a las ganancias es nominal y trepa al 45/50% ya que el Estado cobra impuestos sobre utilidades inexistentes, indicó el economista. Además, advirtió que esta fenomenal carga impositiva a nivel nacional, provincial y municipal, ahuyenta las inversiones porque las compañías buscan invertir en países con menor presión fiscal.

Fuente: https://www.arizmendi.com/Orientacion_Legal/Noticias/Noticia_Completo/221613

pymesyemprende

Sitio que colabora en el desarrollo y crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Sitio Web: www.pymesyemprendedores.com.ar/
volver arriba

Comentarios