Menu



Cómo ser diseñador gráfico freelance y no morir en el intento

Muchos diseñadores gráficos soñamos desde nuestros inicios con ser freelance o trabajar de manera independiente, sin jefes… Bueno, creo que es momento de separar algunos mitos de verdades (no estoy hablando de la verdad absoluta, nadie es dueño de la verdad, sino que hay cosas que son más reales que otras).




Por los pocos años de experiencia que tengo como diseñadora, podría decir que eso de “no tener jefe” es un mito. Un diseñador siempre tiene un jefe, porque siempre tiene alguien que le paga por su trabajo… caso contrario, si nadie le paga por su trabajo no puede considerarse un profesional independiente, por lo menos como yo lo estoy planteando en esta nota.

Seguido esto, muchos diseñadores gráficos que sueñan con ser independientes o freelance creen que van a poder trabajar menos horas o que van a poder amoldar sus horarios de trabajo para tener más tiempo de ocio o descanso que aquellas personas que trabajan en relación de dependencia, con un horario y días fijos en un contrato de trabajo… Bueno, esto tiene un poco de verdad y otro poco de mito, según mi opinión.

Hay empresas en las que estas en relación de dependencia y que exigen demasiado a sus trabajadores, esto pasa en casi todos los rubros y cuando de creatividad se trata, el abuso o exceso de tiempo suele ser moneda corriente. Por un lado porque el diseñador tiene una pasión o vocación muy desarrollada y su trabajo que es visual, lo representa de manera persuasiva en gran medida. Es decir que su trabajo habla por él y lo hace de una manera más notoria que en otros rubros. Esto da como resultado que el diseñador quiera que su trabajo terminado quede siempre lo mejor posible y no hay nada que te indique cual ese es el tope… eso es lo mejor que uno puede hacer… y como ese límite no se ve, uno sigue trabajando hasta que el tiempo se termina o nuestra cabeza ya no lo resiste.

Entonces, ¿qué nos hace pensar que si trabajamos de manera independiente esta necesidad de que nuestro trabajo quede bien va a desaparecer? Además, cuando trabajamos de manera independiente, debemos asumir el rol del departamento de ventas/marketing, departamento de RRPP, lidiar con proveedores, hablar con el contador, el abogado, tratar con los clientes, en fin… gestionar todo el proyecto. Entonces si trabajamos de manera independiente,debemos ser mucho más estrictos con nuestro tiempo, ya que no sólo diseñaremos, sino que manejaremos el proyecto en todos sus aspectos.

Para no morir en el intento, es necesario tener bien claro que un diseñador independiente no es solo diseñador, sino también empresario y negociador. Por un lado, tiene que tener bien en claro como quiere que sea su empresa, sus objetivos, metas, visiones, etc. Y por otro lado nunca olvidar que es un negocio y que debe ser rentable, caso contrario, terminaremos en banca rota, riesgo que en relación de dependencia no corremos jamás, porque si nos echan, como caso extremo, siempre podremos buscar un nuevo trabajo.

Es bueno contar con herramientas y conocimientos de gestión. Hay muchos cursos gratuitos para emprendedores, y esto nos puede ayudar a desarrollarnos como empresarios, además de conocer a otros emprendedores que necesiten de nuestros servicios. Ir a todos los eventos y hacer networking en nuestro caso tiene doble ventaja.

Buscá aliados, nunca trates de hacer todo solo… seamos conscientes que nuestro fuerte es diseñar, para eso hemos estudiado y nos seguimos formando día a día. Entonces si conoces un grupo de personas que cubran varias etapas de tus proyectos, podrás coordinarlo y el resultado será mucho mejor. Por ejemplo si hacés diseño web, un programador amigo nunca debe faltar, hará el trabajo mucho mejor y más rápido, y si algo se complica el riesgo lo corre tu proveedor y no vos.

Todos tus proveedores deben ser de confianza, y cumplir con lo pactado, así no vas a quedar mal con el cliente, ya que sos vos quien tiene contacto directo y no tus proveedores.

Cuentas claras… te salvaran de trabajar gratis o por lo menos de no pagar para trabajar. Si, si, así como lo digo, uno como trabajador independiente si no tiene bien claro cuáles son sus costos fijos y variables no sabrá cuanto es lo mínimo que tiene que facturar por mes para poder sostener su negocio y mucho menos saber cuando comienza a ser rentable. Tené en cuenta tus vacaciones, tus gastos si te llegas a enfermar (podes derivarle el trabajo a otro diseñador y no perder a ese cliente), aguinaldo, etc, etc.

Si te ven bien… te tratan bien. Buscá un lugar para trabajar que sea cómodo y que dé una buena imagen sobre tu trabajo. No menosprecies tu apariencia nunca, atender a los clientes en tu oficina en lugar de tu casa o café, te dará la imagen profesional necesaria para poder aspirar a proyectos de mayor envergadura. Además, el costo de la oficina o la sala de reuniones, es un costo que el cliente está dispuesto a asumir, al igual que cuando abona una bolsa más costosa cuando compra ropa de marca. Nuestro ambiente de trabajo, es también nuestro “packaging”.

Ser un diseñador independiente, tiene sus ventajas y sus desventajas… pero creo que con el paso del tiempo es como todo… hay que trabajar mucho y se verán grandes logros, y todo por mérito propio. Aprender de todo y de todos, rodearte de personas que quieran aportar a tus proyectos y compartir sus conocimientos y experiencias con otros trabajadores independientes, son algunas de las muchas claves que estoy tratando de seguir día a día.
Espero que les sirva lo que acaban de leer, y si quieren compartir opiniones o por qué no, intercambiar datos, pueden escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o seguirnos en Facebook (ovejanegradg) y Twitter (@ovejanegradg)

Marilina Páez
Diseñadora Gráfica UBA
Oveja Negra DG
Av. Cabildo 666 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires
www.ovejanegradg.com

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/06/como-ser-disenador-grafico-freelance-y.html

volver arriba

Comentarios

ULTIMOS ARTICULOS